23 - julio - 2024

Mujeres Originarias por la Defensa del Mar indignadas por rechazo a Espacios Costeros

No somos pueblos de odio ni resentidos. Hoy solo tenemos un dolor hondo, pero del dolor vendrá la fuerza para seguir luchando. Aquí estaremos y aquí seguiremos siendo. Aquí están nuestros ancestros, nuestros Ngen, nuestra fuerza, aquí crecerán nuestros hijos y aquí seguirá floreciendo nuestro conocimiento.


Por Red de Mujeres Originarias por la Defensa del Mar.-


Wallmapu, Rimü , 10 kunio küyen 2024 – Tras el contundente rechazo a las solicitudes de espacios costeros marinos de pueblos originarios, primero en la región de Aysén y el pasado viernes en la región de los Lagos, un dolor intenso, como olas que rompen en las rocas, retumba en el corazón y la memoria del pueblo Mapuche Williche y nos convoca a una profunda reflexión.

Como pueblos originarios destinamos nuestros esfuerzos en cuidar, conservar y proteger nuestros territorios, el mar, nuestras formas de vida, saberes tradicionales e identidad cultural y, a su vez aportamos con nuestros conocimientos, valores y trabajo a la sociedad en general, como ciudadanas y ciudadanos.

Sin embargo, en los procesos de toma de decisión en los que hemos participamos de buena fe y confiando en la institucionalidad y el derecho que nos ampara, terminamos siempre excluidos y excluidas. Así seamos protagonistas de la discusión o se discutan nuestros derechos, vemos una y otra vez cómo nos quitan de la discusión y decisión final como algo que estorba o molesta.

Hemos pasado de políticas asimilacionistas a discursos de integración e inclusión del indígena en la sociedad chilena, que son meros clichés paternalistas. Nunca nos vieron como iguales. Nos llaman “nuestros pueblos originarios” como si les perteneciéramos, como si debieran tutelarnos para que no se nos salga “el indio” o “la india” rebelde. Somos objeto de cuidado, no sujetos de derecho, porque no nos reconocen derechos y nos impiden ejercer los pocos que tenemos.

Nos despojaron de la tierra, y ahora nos quieren quitar el mar, porque nuestras formas de vida se anteponen a sus intereses económicos. Son ustedes los que lo quieren TODO solo para ustedes, hasta lo que hemos cuidado de generación en generación para las generaciones que vendrán. ¿Qué quedará del mar cuando se explote toda la vida que en él habita? ¿Cuándo se ingrese a él sin respeto, ni agradecimiento?

El rechazo a las solicitudes de ECMPO expresa un rechazo rotundo a los pueblos originarios y no lo vamos a olvidar.  No olvidaremos señores alcaldes su triste desempeño político. Nos quedará en la memoria su reunión como Consejo de Alcaldes con el gremio salmonero el pasado 15 de mayo, donde pactaron su voto.

Recordaremos como se alinearon, salvo unas pocas honrosas excepciones, en la última votación en rechazo de nuestras solicitudes. Guardemos en la memoria su justificación: “debemos responder en igualdad a todos los habitantes de nuestra comuna”, cuando los pueblos indígenas nunca fuimos considerados en ese grupo de habitantes.

Nos queda en la memoria como siendo autoridades que deben gobernar por el bien común y garantizar los derechos de todas y todos, desconocen rotundamente nuestros derechos, señalando que es deber de nosotros y nosotras instruirlos e informarlos.

Les aseguramos que seremos en extremos cuidadosas y cuidadosos en las próximas elecciones de noviembre. Cuando se acerquen con sonrisas, cuando se aprendan nuestros nombres para invitarnos a la foto o para regalarnos un calendario o un tazón. ¿Esa es su integración? ¿Así hacen política? No señores, nunca más tendrán nuestra confianza.

Los recordaremos con el pecho inflado marchando entre salmoneros, aquellos que vociferaban discursos racistas y de odio hacia nosotros y nosotras. Envalentonándose con los aplausos efusivos de grupos racistas. Como si el odiar y el amenazar fuera lo políticamente correcto hoy en día, el racismo y la discriminación institucionalizada.

Honrar la memoria de un defensor y las lágrimas que en su nombre se derraman nos debieran llamar a todos y todas a reflexionar; el que nuestros representantes indígenas tengan que asistir a la votación con resguardo policial debe llamarnos a la reflexión. ¿Qué acción tomamos frente a esto? ¿Quedarnos en la reflexión y el dolor o seguir fortaleciendo la acción colectiva y solidaria de nuestros pueblos?

Ustedes seguirán trasladando sus marchas de odio y racismo a los pueblos del sur austral, a los pueblos de norte profundo y frágil, tratándonos como pueblos extintos o minorías. Nosotros, los pueblos originarios, seguiremos resistiendo con la frente en alto.

No somos pueblos de odio ni resentidos. Hoy solo tenemos un dolor hondo, pero del dolor vendrá la fuerza para seguir luchando. Aquí estaremos y aquí seguiremos siendo. Aquí están nuestros ancestros, nuestros Ngen, nuestra fuerza, aquí crecerán nuestros hijos y aquí seguirá floreciendo nuestro conocimiento.

!!Frente a las adversidades, no nos cansaremos nunca.!!

Red de Mujeres Originarias por la Defensa del Mar

[gs-fb-comments]
spot_img

Últimas Informaciones

Artículos Relacionados